MANIFIESTO POR EL DÍA MUNDIAL DE LA HIGIENE MENSTRUAL

¿Qué día es hoy? 

El 28 de mayo es el Día Mundial de la Higiene Menstrual. Este día sirve para reivindicar la ruptura del silencio y los estigmas sociales y culturales que rodean el Manejo de la Higiene Menstrual. Además, queremos incrementar la conciencia social y reclamar decisiones políticas urgentes que garanticen que todos los cuerpos que menstrúan puedan gestionar su regla de forma segura, digna, con higiene y privacidad. Desde Cromosomos X proponemos cambiar el miedo y la vergüenza por el orgullo y la reconciliación. 

¿Cuál es el problema? 

La falta de acceso a una higiene menstrual adecuada tiene un impacto directo en el absentismo escolar de niñas y adolescentes. Además, provoca infecciones y riesgos sanitarios, exclusión de la vida pública, precariedad en la inserción laboral y otras formas de violencia. Esto se traduce en una vulneración constante de los derechos humanos de niñas, adolescentes y mujeres y en un factor que contribuye gravemente a la desigualdad de género. 

El absentismo escolar provocado por la falta de acceso a una higiene menstrual adecuada y por la carencia de infraestructuras de agua, saneamiento e higiene que cubran las necesidades de las niñas es un problema real, grave e invisibilizado. Aunque debemos reconocer que el grado de gravedad depende, en gran parte, del rincón del mundo en el que nos haya tocado nacer. Algunos datos de OMS/UNICEF

  • 1 de cada 3 escuelas de África Subsahariana y Asia Oriental y Sudoriental carecen de cualquier tipo de servicio de saneamiento.

  • El 36% de las escuelas del mundo no dispone de un servicio básico de higiene (definido como la ausencia de una instalación o la falta de agua). En África Subsahariana esta cifra aumenta a más del 50%.

  • 335 millones de niñas asisten a escuelas primarias y secundarias sin agua ni jabón para lavarse las manos al cambiarse las compresas o toallas higiénicas.

  • En Bangladesh, solo el 36% de las niñas y adolescentes conocían la existencia de la menstruación antes del primer período. El 40% de las niñas afirmaron que faltaban a clase, en promedio, unos 2,8 días por ciclo, y el 55% de las niñas y adolescentes informaron que eran excluidas de las actividades religiosas de la escuela.

¿Qué proponemos?

En Cromosomos X trabajamos para que la menstruación deje de ser un motivo de discriminación que limite las oportunidades de las mujeres y niñas en el mundo. Aquí y allí. Nos preocupa especialmente la relación que existe entre la falta de acceso a la gestión de la higiene menstrual y el absentismo escolar. 

Reivindicamos que todas las niñas y adolescentes tengan acceso a la educación en igualdad de oportunidades. No solo porque la escuela es una de las instituciones sociales más importantes donde crecemos, nos desarrollamos y nos definimos. Sino también, porque es en ella donde se construye la sociedad del futuro.

La escuela debe actuar como agente compensador de desigualdades. Por ello, hemos creado un Programa Educativo en formación sexual, reproductiva y manejo de la higiene menstrual que persigue como fin último que las niñas y adolescentes puedan ir a clase todos los días del mes. Conociéndose, cuidándose y respetándose. Además, creemos que la copa menstrual, junto con la implementación del Programa, es la mejor solución para alcanzar tal fin.

¿Por qué la copa menstrual?

La copa menstrual es un dispositivo de silicona médica que recolecta el flujo menstrual y no interacciona ni altera la microbiota vaginal. Un amplio estudio publicado por la revista The Lancet, enmarca la copa menstrual como una alternativa segura a los productos de higiene tradicionales en países de ingresos medios y bajos. En condiciones de acceso limitado a agua, la copa es un dispositivo doblemente efectivo; requiere una minima canti dad de agua potable para su uso en comparación con otros dispositivos. Además, puede utilizarse hasta 12 horas y puede no necesitar ser vaciada durante la jornada escolar. Este es un factor determinante para las niñas y adolescentes que estudian en colegios que carecen de baños con agua y jabón. 

Otra de las ventajas que proporciona la copa es el aprendizaje asociado a su uso: ayuda a conocer la anatomía del cuerpo y el ciclo menstrual. Con este poder, conseguimos detectar anomalías de forma precoz, siendo capaces de prevenir y tratar infecciones o patologías que se puedan desarrollar. La copa es también la mejor opción para la sostenibilidad medioambiental. Se estima que una mujer deshecha, en promedio, 136 kg de productos menstruales a lo largo de su vida. Como alternativa, la copa menstrual puede reutilizarse hasta diez años con un uso adecua do, disminuyendo significativamente el coste económico y los residuos.

¡Hay una buena noticia!

Somos conscientes de que, para garantizar el derecho de las niñas y mujeres a gestionar su menstruación adecuadamente, se necesita mucho más que productos de higiene menstrual asequibles y seguros. Se necesita eliminar los tabúes sociales sobre la menstruación, los estereotipos, las barreras estructurales y las normas sociales que impiden el disfrute igual de los derechos. Se necesita, sobre todo, educación. Educación positiva y de calidad sobre el ciclo menstrual y la menstruación. 

La buena noticia es que si estás leyendo esto, es muy probable que seas una persona con capacidad de transformar y transformarse. Una persona que, desde cualquiera que sea su posición, puede hacer un cambio, por muy pequeño que sea, a favor de un mundo libre y seguro para todos los cuerpos menstruantes. Nosotras te preguntamos: ¿Por dónde vas a empezar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *